Verónica Ayala-The Photographer

El regalo que recibí el fin de año.

Esta no es una historia de alguno de mis queridos clientes, he decidido compartirte el regalo que recibí el 31 de diciembre y el 1 de enero recién pasado.  


Sabes, no dejo de sorprenderme que invento tan grande fue y ha sido a lo largo del tiempo la fotografía y es que  a través de mi lente puedo guardar momentos irrepetibles, muchos de ellos son personales y no los he compartido porque creo que a nadie le puede interesar.  Pero muchos de esos momentos han impactado mi alma, a veces al punto de llorar de alegría, de tristeza, de consternación o frustración.  Hay que estar consciente que cada momento es único y esos momentos  se los lleva el viento, la luz, el tiempo, la falta de memoria, etc.  Pero en fin, les cuento…


El fin de año mi  esposo y yo decidimos ir a descansar a una playa no muy conocida pero linda, la idea era solo descansar y así fue.  Poco iba a imaginarme el regalo que a través de mis ojos recibiría,  el último día del año, el 31 de diciembre.   Quería ver el amanecer y al  abrir la ventana  de la habitación encontré tal espectáculo, que por un momento pensé que estaba soñando, era un arcoíris….  no, dos arcoíris!  El cielo era de muchos colores y los pocos que estábamos despiertos no salíamos de nuestro asombro, nuestra piel reflejaba del color el sol y el agua tenía lienzos que reflejaban los colores del mismo arcoíris.  Acaso no es un regalo hermoso!  Fue estar allí, ese día, a  esa hora, levantarme justo a tiempo, abrir la cortina y gritar donde está mi cámara, mi cámara, jajaja!    Por suerte tomé las fotos.



Despedimos el año en fiesta, con música alegre, a la orilla de la playa, con luces y a la mañana siguiente, yo siempre madrugadora, me encuentro con otro espectáculo, dirás, este no iguala al del día anterior, pero que rico recibir el año con estos colores, con el olor a la sal, el ruido de las olas y los pelícanos, ah! y mira la cara que había dibujada en el cielo!  y no es photoshop, allí estaba, no muy feliz pero me imagino que era el desvelo de la noche anterior, jaja.  Y este regalo que recibí, te lo comparto de todo corazón.



1
Using Format